Un plenario sobre hábitat y feminismo en Argentina

Fonte: Boletín Boca A Boca – Articulación Feminista Marcosur

El pasado 8 de agosto se llevó a cabo el plenario “Experiencias Feministas como Aporte a las Políticas de Hábitat” en la Cámara de Diputados de la Nación. La actividad fue organizada por la Comisión de Hábitat y Géneros de HABITAR Argentina, de la cual CISCSA –integrante de la AFM- es parte junto a otras organizaciones de todo el territorio nacional.

El encuentro hizo foco en las tareas de cuidado como territorios afectivos, materiales y simbólicos, y cada una de las expositoras profundizó el debate en torno al cuidado infantil, cuidado comunitario, sistemas de cuidado estatal y políticas públicas.

Se anticipó también que el 12 de septiembre se llevará a cabo un debate sobre políticas públicas de hábitat junto a candidatos y candidatas electorales. La Comisión de Hábitat y Géneros acercará una agenda con propuestas de políticas públicas, con base en el Consenso Nacional para un Hábitat Digno de HABITAR Argentina, con el objetivo de instalar la perspectiva feminista en relación al hábitat y, sobre todo, en relación a una política integral de cuidados contemplada en la legislación urbana. En este sentido, es central el reconocimiento y la redistribución equitativa de los tiempos de cuidados y la construcción de espacios donde las mujeres y disidencias puedan habitar libremente.

HABITAR Argentina es una articulación multisectorial conformada por organizaciones, instituciones académicas, movimientos sociales urbanos y campesinos y legisladores/as, que dialoga, acciona e incide en políticas públicas referidas a la producción social del hábitat y el derecho a la ciudad, los territorios y los bienes comunes. Posee una Comisión de Hábitat y Géneros de HABITAR, conformada por CISCSA, Madre Tierra, SEDECA, Red por un Habitar Justo, Ando Habitado, y otras organizaciones argentinas. A nivel global, HABITAR Argentina forma parte de Habitat International Coalition (HIC).

Hablamos de cuidados

Luego de una cálida apertura, tomó la palabra la diputada nacional Mónica Macha, coautora y firmante del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo. La legisladora explicó que el grado de visibilización que tomó en 2018 el proyecto de ley por la Legalización del Aborto puso sobre la mesa otros temas feministas como los cuidados, de gran relevancia por su impacto en la vida cotidiana de las mujeres. También mencionó la existencia de diferentes proyectos vinculados a promover sistemas de cuidado, como el Programa Nacional de Cuidadores domiciliarios, que durante el macrismo sufrió la intromisión de empresas intermediarias entre pacientes y cuidadoras, lo que significó una disminución en los ingresos de estas últimas.

La directora de CISCSA y fundadora de la Red Mujer y Hábitat y de la Articulación Feminista Marcosur, Ana Falú, incorporó el tema del cuidado infantil. Sostuvo que la emancipación de las mujeres está lejos si no tenemos en cuenta que los lugares de cuidado están concentrados en los espacios más ricos de la ciudad. “Somos cuidadoras de la humanidad y también necesitamos ser cuidadas”, reflexionó la consejera de Feminismos de HIC, y agregó que es necesaria la sanción de una ley de cuidado integral que transversalice los territorios. “En las políticas públicas de cuidados tenemos que incluir a las organizaciones comunitarias y barriales. El barrio es la escala de potenciamiento de las voces políticas. La comunidad debe tener recursos y reconocimiento: tenemos que privilegiar lo colectivo por sobre lo individual”, dijo. Falú también compartió los 10 puntos de la Agenda por los Derechos de las Mujeres a la Ciudad, sistematizados por la Plataforma Global por el Derecho a la Ciudad.

Continuó el debate María Florencia Chapini, integrante de Ando Habitando, quien abordó lo que significa maternar en la ciudad: “Es invisible que en la ciudad se cuida. El cuidado se resuelve individualmente y cada persona es responsable de todo lo que pasa. Por acción u omisión sufrimos violencia a la hora de cuidar”. Y aclaró que esta violencia no oprime solo a las cuidadoras, sino también a las infancias cuidadas.

Edith Laiker, coordinadora del Centro Comunitario de Salud del Centro Ecuménico de Educación Popular (CEDEPO), amplió el espectro hacia la ruralidad. Su organización trabaja hace más de 20 años en la atención primaria de la salud de mujeres y niños/as, y explicó que el tiempo fue enseñándoles a revalorizar lo que está culturalmente arraigado en los territorios. “Es más fácil nuestra tarea en la comunidad cuando las políticas públicas acompañan. No es lo que está pasando en este momento”, lamentó. Con la convicción de que no solo a través del alimento se nutren las vecinas, han motorizado espacios de lectura, bibliotecas comunitarias, huertas familiares, actividades de manualidades, talleres con niños, niñas y jóvenes, y hasta una escuela primaria y secundaria para adultos/as.

Por último, ya cerrando el plenario, intervino la socióloga feminista Rosario Aguirre, quien compartió la experiencia de la Red Pro Cuidados de Uruguay, que pone el foco en la niñez, las personas mayores y con discapacidad en situación de dependencia, entendiendo el cuidado como una relación social. Tras muchos años de trabajo, lograron incorporar el tema al programa de gobierno del Frente Amplio –partido político oficialista-, y en 2012 se avanzó hacia un Sistema Nacional Integral de Cuidado.

Al plenario le siguió una enriquecedora ronda de preguntas, un cierre musical, un pañuelazo para reclamar por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y la lectura del comunicado de la Comisión de Hábitat y Géneros de HABITAR Argentina, que renovó el compromiso de acercar una agenda con propuestas de políticas públicas al próximo debate público donde participarán partidos y candidatos/as presidenciales 2019. Será el jueves 12 de septiembre a las 16 hs en la Sala Caras y Caretas UMET, en Capital Federal. “Las ciudades y comunidades futuras deben ser sentidas y pensadas como una construcción social y política, y para esto necesitamos un Estado que sea garante, actor e interlocutor de políticas públicas participativas, inclusivas y sensibles a las necesidades de las personas”, sostuvieron.