Milicos nunca más: Miles marchamos contra la reforma constitucional en Uruguay

Fonte: Boletín Boca A Boca – Articulación Feminista Marcosur

Montevideo amaneció coral este viernes 25 de octubre, dos días antes de las elecciones que determinarán si se reforma la Constitución para militarizar a la policía, imponer la cadena perpetua, habilitar los allanamientos nocturnos e impedir la reducción de penas, entre otras medidas punitivistas e ineficaces. El martes, 80.000 personas marchamos en Montevideo para decirle #NOaLaReforma.

Este domingo 27 la ciudadanía no solo elegirá un nuevo gobierno para el período 2020-2025, sino que también votará una reforma constitucional presentada por uno de los sectores más conservadores del Partido Nacional, segunda fuerza política con más votantes.

A través de una estrategia basada en el miedo, esta reforma promueve la creación de una Guardia Nacional con atribuciones y cometidos de seguridad pública, establece la pena de reclusión permanente (actualmente la pena máxima es de 30 años), habilita los allanamientos nocturnos (prohibidos constitucionalmente desde 1830) y establece el cumplimiento efectivo de penas (es decir, que quienes fueron penados/as por determinados delitos deban cumplir las penas en su totalidad, sin posibilidad de salidas por buena conducta o estudio).

Todas estas medidas han demostrado ser ineficientes en las regiones en las que se aplicaron: basta con mirar a Brasil, Colombia, México, Chile o Venezuela, por poner algunos ejemplos. Las Fuerzas Armadas no están preparadas para trabajar en seguridad pública y las experiencias internacionales demostraron, sin excepciones, que su intervención solo genera más violencia. Asesinatos, violencia sexual, heridas, daño psicológico y destrucción de bienes materiales son solo algunas de las consecuencias irreparables que surgen cuando los militares actúan con población civil.

Los allanamientos nocturnos, por otro lado, no garantizan la integridad física de las personas que se encuentran dentro o cerca de los lugares allanados ni de los efectivos policiales que los realizan. Estas prácticas son extremadamente violentas y los niños, niñas y adolescentes que se encuentran en los hogares son las personas más afectadas.

Por último, el “cumplimiento efectivo de penas” y la habilitación de la cadena perpetua eliminan todo incentivo de buena conducta o reinserción de la población carcelaria. Las cárceles uruguayas se encuentran extremadamente superpobladas y en emergencia humanitaria, en especial las masculinas. Alrededor de 11.000 personas están privadas de libertad en Uruguay: casi 3 por cada 1000 habitantes, lo que constituye una de las tasas de presos/as más altas de Latinoamérica. 18 de las 29 cárceles superan la cantidad de presos habilitada y 2 están por encima del 200% de su capacidad. Están en total hacinamiento y se han destapado numerosos casos de violencia institucional y malnutrición.

En Uruguay se ha venido profundizando en una estrategia de endurecimiento de penas y reducción de libertades anticipadas, promovida por la mayoría de los sectores partidarios, independientemente de su orientación política. La narrativa que pide mano dura se ha instalado en diversos frentes, e incluso jerarcas del Ministerio del Interior han repetido en varias ocasiones discursos “contra los marginados”. Solo en el primer semestre del año 22 personas fueron asesinadas por la policía: un número altísimo, considerando que en la totalidad del año pasado fueron 17.

Ninguna de estas estrategias ha mostrado ser de utilidad contra el aumento de los delitos.

Por más razones contra la Reforma y alternativas de seguridad se puede ingresar aquí.

No a la Reforma: El miedo no es la forma

Aunque no es apoyada por ninguno de los candidatos a la Presidencia* y grandes sectores de la Policía y de las Fuerzas Armadas se han pronunciado en contra, las encuestas de opinión pública afirman que la mitad de la ciudadanía está dispuesta a votarla. Incluso circulan mensajes que advierten que algunos sectores políticos están escondiendo la papeleta del “Sí a la reforma” en las listas de sus partidos.

Organizaciones de la sociedad civil, sindicatos, centros de estudiantes, partidos políticos y personas individuales se han agrupado en distintos puntos para militar por el “No a la Reforma”. A lo largo de los últimos meses se han repartido pañuelos color coral y se han hecho numerosas intervenciones, espectáculos y manifestaciones, incluyendo una marcha masiva en el centro de Montevideo el pasado martes 22. Los cantos y banderas en apoyo a Chile estuvieron muy presentes.

En la recta final de la campaña, entre el jueves 24 y el viernes 25 se realizó el “Amanecer Coral”, donde nos organizamos para llenar de color distintos puntos de la ciudad. Montevideo despertó inundado de pañuelos, telas, pinturas y esténciles de color coral. Esperemos que inunde también las urnas.

Este domingo, ni un voto a las botas.

_______________________

*Daniel Martínez por el Frente Amplio, Luis Lacalle Pou por el Partido Nacional, Ernesto Talvi por el Partido Colorado, Pablo Mieres por el Partido Independiente, Gonzalo Abella por Unidad Popular y otros sin representación parlamentaria.