• Home »
  • Destaques »
  • Lilián Celiberti debate “Alianças, estratégias conjuntas e resistências feministas coletivas”

Lilián Celiberti debate “Alianças, estratégias conjuntas e resistências feministas coletivas”

Durante o Diálogo “Mulheres em movimento, Direitos e Novos rumos”, articulado pelo Fundo Elas, de 25 a 27 de janeiro, no Rio de Janeiro (RJ), a socióloga Lilián Celiberti, da equipe da Cotidiano Mujer e da Articulación Feminista Marcosur, destacou: “Estamos em um momento extremamente crítico do mundo (…) e temos uma tarefa imensa para ampliar o espaço epistêmico e social do que tradicionalmente foi considerado ‘pensamento crítico latino-americano’ “.  Celiberti apresentou suas reflexões no debate sobre “Alianças, estratégias conjuntas e resistências feministas coletivas”, que contou também com Valdecir Nascimento (AMNB), Sueide Kintê (Mais Amor entre Nós), Márcia Tiburi (#partida) e Jacira Melo (IPG).

 

Veja a versão em espanhol da palestra de Lilián Celiberti: 

Dialogo Mulheres en movimento. Direitos e Novos rumos

Alianzas, estrategias conjuntas y resistencias feministas colectivas.

 

Lilián Celiberti

Estamos en un momento muy crítico del mundo, desigualdades extremas, en este capitalismo de muerte, pero aun tenemos una insuficiencia teórico-conceptual para explicar la complejidad del momento.

Nuestras luchas vienen de rupturas con otras concepciones críticas que priorizaban una visión reductiva del “sujeto revolucionario”, una perspectiva que establecía una dicotomía entre contradicciones principales y secundarias, concepciones cooptadas por la fantasía de la individualidad propagada por la modernidad. Nuestras luchas, contra el patriarcado, contra el racismo, contra la heteronormatividad ha creado nuestros sujetos y ampliado el espacio de la política logrando socavar profundamente esa perspectiva.

La memoria de esas rupturas y construcciones es una tarea para las nuevas actoras del feminismo, recuperar la historia es también una acción contrahegemónica.

Tenemos una tarea inmensa para “ampliar el espacio epistémico y social de lo que tradicionalmente se ha considerado pensamiento crítico latinoamericano” y colocar tres grandes vertientes que surgen de las luchas y el pensamiento “desde abajo”, el pensamiento autonómico y el pensamiento de la tierra/territorio, y el pensamiento desde el cuerpo, las relaciones de poder que lo atraviesan y articulan la autonomía individual con la colectiva. El derecho a decidir sobre nuestro cuerpo ha sido históricamente el terreno de la resistencia de las mujeres al mandato hegemónico para limitar su identidad a la de madres, el feminismo es el movimiento social y político que recupera esa resistencia individual y la convierte en demanda política y horizonte emancipatorio, liberándola de la culpa de no querer ser madres .

El movimiento feminista desde hace casi 40 años en A. Latina ha enfrentado y politizado lo que Rita Segato llama la pedagogía de la crueldad sobre el cuerpo de las mujeres que ha generado en los últimos dos años uno de los movimientos masivos mas interesantes como el “Ni una menos” que expresa mas de 30 años de luchas feministas en América latina pero con nuevas sensibilidades y sujetxs.

La ausencia de un debate crítico profundiza "una relación fantasmal entre la teoría y la práctica”.

Los cambios sociales sucedes mas por las practicas subversivas cotidianas que cuestionan las bases sistémicas de las opresiones que por la cantidad de reuniones que hacemos. Nuestras alianzas de lucha se basan en las bases y principios compartidos: enfrentar el racismo, la heteronormatividad, el adultocentrismo, y antropocentrismo.

Apuntes rápidos sobre las tareas del que hacer:

1. La primera tarea, nada original es como siempre construir, como dicen los zapatistas, “la palabra colectiva de abajo, esa que sacude al mundo cuando la tierra retiembla con epicentros de autonomía, y que nos hacen tan orgullosamente diferentes”. Construir esa palabra colectiva supone combatir en nosotras lo que aun queda de pensamiento hegemónico colonialista, universalista, egocéntrica. Parece una tarea sencilla pero para quienes llevamos casi toda nuestra vida embarcándonos en procesos políticos sabemos bien de sus dificultades y fracasos. Reconocernos en nuestra radicales diferencias, con nuestras historias es un punto de partida para alianzas, complicidades y potenciaciones. Como decía ayer Suedi, apoyar nuestras luchas y divugar nuestras acciones es recocernos.

2. Explorar el espacio de la invención política creativa escapando al juego político del estado y de la representación. Los esfuerzos deberían estar dirigidos a desplegar espacios colectivos autónomos, re-inventando resistencias a la cultura capitalista en todas sus manifestaciones consumistas, individualistas, violentas, racistas, colonialistas, y patriarcales.

3. Desplegar una nueva imaginación política crítica capaz de enfrentar a los fundamentalismos religiosos políticos y económicos.

4. Profundizar el pensamiento crítico desde una subversión cognitiva capaz de hacer interactuar dimensiones que coloquen en el mismo plano las luchas contra el patriarcado, el etnocentrismo, el racismo, la heteronormatividad, el antropocentrismo, y las perspectivas descoloniales en una relación fecunda entre teoría y práctica, para desmontar el andamiaje conceptual que nos atraviesa y reinventar una poética capaz de nombrar y anticipar nuevas aptitudes colectivas.

5. Articular las luchas de resistencia sin buscar nuevas hegemonías, reconociendo las y los múltiples sujetos protagonistas de esas luchas. Nuestras culturas de izquierda están saturadas de antagonismos.

6. Descolonizar el pensamiento y la acción para acortar esa relación fantasmal entre teoría y práctica.

7. Reconstruir el internacionalismo feminista contra el capitalismo, la violencia, la homolesbotrasfobia, el racismo