Estudiantes de Argentina y Paraguay exigen la implementación de la E.S.I.

Fonte: Boletín BOCA A BOCA – Articulación Feminista Marcosur

Casi mil estudiantes de nivel medio de 27 provincias de Argentina y Paraguay se reunieron en el II Foro Federal de Centros de Estudiantes Secundarios, que se desarrolló entre el 10 y el 12 de julio en la provincia de Formosa, al Norte del país. El Foro es un espacio de encuentro, pensado para que los y las jóvenes puedan compartir sus experiencias, hablar sobre los problemas que atraviesan en sus escuelas y comunidades y proponer líneas que acción para contribuir en la construcción de políticas públicas que respondan a sus necesidades e intereses.

Durante los tres días de talleres, debates y conferencias abordaron, por un lado, temas referidos a la participación estudiantil en el contexto escolar y, por otro, el marco social, económico y político en el cual se inserta la educación hoy. El tercer día hubo un plenario general en el que saltaron a la luz preocupaciones recurrentes en los talleres: jóvenes de diversos puntos del país y de todo tipo de instituciones educativas expresaron que la implementación de la ley argentina de Educación Sexual Integral en sus escuelas es nula, incorrecta o incompleta.

Promulgada en octubre de 2006, esta ley establece que “todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal. A los efectos de esta ley, entiéndase como educación sexual integral la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos”.

“La buena implementación de la E.S.I. es un pedido nacional de los y las estudiantes secundarios de todo el país, porque su implementación es mala o directamente ausente. Necesitamos que sea elevado al Estado para que la Educación Sexual Integral sea efectiva y se aplique”, sostuvo Julieta, integrante del centro de estudiantes de una escuela del Norte cordobés.

Esta ley está orientada a la formación, contención y no discriminación de los y las jóvenes en temas vinculados a identidad de género, orientación sexual, salud reproductiva, prevención de la violencia, entre otros. Pero no solo eso: uno de sus fundamentos más importantes atañe a la prevención y detección de situaciones de vulnerabilidad en un contexto signado por la violencia de género hacia las mujeres y las identidades disidentes. Antes del abuso sexual, el femicidio y los crímenes de lesbo-homo-transodio, hay toda una cadena de señales que la E.S.I. puede traer a la luz.

Siguiendo los Lineamientos curriculares para la Educación Sexual Integral, se establece que: “La escuela desarrollará contenidos que promuevan en los alumnos y alumnas: (…) La valoración de las personas independientemente de su apariencia, identidad y orientación sexual” y que “la educación sexual constituye una oportunidad para que la escuela, en articulación con otros actores, fortalezca la búsqueda de respuestas eficaces a situaciones de vulneración de derechos como lo son la violencia, el abuso y el maltrato hacia niños, niñas y adolescentes, e implemente medidas de protección y reparación para atender a estos problemas”

.Las jóvenes exigen la correcta implementación de esta ley en todos los establecimientos educativos del país, a través de la transversalización de estas nociones en toda la currícula escolar e incluyendo una materia destinada exclusivamente a trabajar ese tema. “La E.S.I. tiene que ser tratada como tal y, por eso, los centros de estudiantes estamos peleando cada uno en sus colegios para que se implemente y se cumpla la ley. Recién ahora nos dieron la posibilidad de plantear el proyecto de E.S.I. que queremos para los y las estudiantes. Le digo a todos y todas que luchen, porque la E.S.I. es un derecho y no solo es importante para el colegio, sino para la vida”, aseguró Ornella, otra estudiante que asistió al encuentro nacional.