• Home »
  • campanha »
  • Desde Uruguay, mujeres del Foro Panamazónico lanzan campaña internacional

Desde Uruguay, mujeres del Foro Panamazónico lanzan campaña internacional

Mujeres de Ametica Latina y Caribe articuladas para defender sus cuerpos y territorios

post site 2

El 14 Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (Eflac) fue el escenario del lanzamiento de la campaña internacional En defensa de nuestros cuerpos y territorios ante el avance de los fundamentalismos que tendrá como fecha emblemática el 5 de septiembre, Día Internacional de la Mujer Indígena, y que aprobó un manifiesto leído en la plenaria final del Eflac, evento que congregó a 2,200 activistas.

Representantes del Grupo Impulsor Mujeres y Cambio Climático (GIMCC), la Articulación de Mujeres Brasileras (AMB) y la Articulación Feminista Marcosur (AFM) presentaron la  propuesta de campaña el 23 último en la sala Berta Cáceres, nombrada así en homenaje a la lideresa hondureña de la comunidad indígena lenca, activista feminista y defensora de los derechos al territorio, asesinada por resistir y denunciar a las extractivas.

Denisse Chávez (GIMCC), Nilde Sousa (AFM) y Cecilia Olea (AFM) se refirieron al rol de las mujeres de las comunidades en el arraigo al territorio y defensa de la tierra ante la creciente presencia de proyectos económicos que buscan explotar los bienes naturales sin respetar las leyes de consulta previa y avasallando las culturas y realidades de los pueblos. Y a las violencias que se encarnan en ellas, especialmente en los cuerpos de las defensoras,

La campaña tiene como antecedente el ser una de las seis iniciativas surgidas en el VIII Foro Social Panamazónico realizado entre el 28 de abril y el 1° de mayo del presente año en la selva central peruana (Tarapoto), como resultado de la articulación de organizaciones de mujeres de diferentes vertientes, países y territorios.

Justamente en ese foro regional se realizó también el primer Tribunal “Justicia y Defensa de los Derechos de las Mujeres Panamazónicas y Andinas” que se pronunció en términos éticos y políticos sobre cinco casos presentados de vulneración de derechos en Brasil, Ecuador, Chile, Perú y Honduras. Entre sus conclusiones destacó el papel central de las mujeres en la preservación de la vida de los pueblos y de las condiciones de existencia de la especie misma.

La campaña lanzada en el 14 Eflac es una de las seis iniciativas surgidas en el VIII Foro Social Panamazónico realizado entre el 28 de abril y el 1° de mayo del presente año en la selva central peruana (Tarapoto), que se orientan a promover el posicionamiento y debate de la agenda de la Carta de Tarapoto, documento que contiene los consensos de este foro regional.

El impulso de la campaña En defensa de nuestros cuerpos y territorios viene de organizaciones de mujeres indígenas amazónicas y andinas, feministas, jóvenes, presentes en el VIII FOSPA, que decidieron actuar enlazadas ante la profundización de las violencias de género en las comunidades por agentes privados y del Estado, o con su anuencia, las que fueron evidenciadas en el Tribunal antes citado.

Los testimonios allí expuestos mostraron que las violencias se profundizan como impacto del modelo económico extractivista y el patriarcado, aliado con los fundamentalismo religiosos.

Esta realidad común en los países de las Américas se abordó en el 14 Eflac en el eje Guerras y resistencia colectiva; expulsiones, tierra y territorio durante los días 23 y 24, y permitió reconocer la similitud de vulneraciones contra las mujeres por defender sus proyectos históricos colectivos del paradigma capitalista extractivista, y la potencia de la articulación de sus luchas, en clara sintonía con el lema del encuentro feminista “diversas pero no dispersas” pues la defensa de cuerpos y territorios involucra a las mujeres de distintas identidades, experiencias, edades y orientaciones.

 

Poder neoconservador aliado con el capital contra las mujeres

post site 1

 

Denisse Chávez, del GIMCC, indicó que a la campaña internacional se adhirieron  todas las mujeres presentes en la Sala Berta Cáceres, el día de su presentación, provenientes entre otros de países como Argentina, Ecuador, Colombia, México, Uruguay, además de Perú, quienes activarán en forma simultánea en la fecha elegida como central, en el Día Internacional de la Mujer Indígena.

Además,  informó que aprobaron por aclamación un manifiesto que denuncia la sistemática amenaza que sobre sus vidas impone un poder que se nutre del patriarcado, del colonialismo y del sistema económico neoliberal con el fin de exterminar el derecho de las mujeres a ser soberanas de sus cuerpos y territorios.

La activista peruana sostuvo que el patriarcado, el capitalismo, el racismo y la lesbofobia estructuran las desigualdades que vivimos en la sociedad y en el sistema político con renovados mecanismos de dominación, ante la debilidad y anuencia de Estados comprometidos con el mercado.

“Nos quieren imponer un único modelo de ser hombre, mujer, pareja, familia despojando de su condición humana y de sus derechos a todas aquellas personas que ejercen sus libertades. Nos toca no solo resistir, sino responder articuladamente, porque están en juego nuestros derechos”, dijo.

El manifiesto subraya que las mujeres y los cuerpos feminizados, especialmente de las defensoras de derechos, resisten esta ofensiva fundamentalista que activa nuevas estrategias de opresión y control, mientras los Estados y sus instituciones han demostrado ser incapaces de frenar esta arremetida y de garantizar los derechos que emanan de sus leyes a nivel nacional e internacional.

 

Manifesto de las mujeres impulsoras de la campaña internacional en defensa de nuestros cuerpos y territorios

Las mujeres de América Latina y el Caribe y hermanas de otros territorios estamos enfrentando una sistemática y creciente amenaza a nuestras vidas desde un poder que se nutre del patriarcado, del colonialismo y de este sistema económico neoliberal que busca exterminar nuestro derecho a ser soberanas sobre nuestros cuerpos y territorios.

El patriarcado, el capitalismo, el racismo y la lesbofobia estructuran las desigualdades que vivimos en la sociedad y en el sistema político con renovados mecanismos de dominación como la interdicción a una mayor participación política.

Este poder neoconservador que se alía con el capital y bebe de la cultura machista y racista que impregna nuestras sociedades, ante la debilidad y anuencia de Estados comprometidos con el mercado, está disputando espacios en pueblos, países y continentes para imponer su modelo de ser hombre, mujer, pareja, familia en función a sus intereses, despojando de su condición humana y de sus derechos todas aquellas personas que ejercen sus libertades.

Las condiciones de vida de las mujeres son las más afectadas por este contexto de desigualdad y por un modelo que expropia nuestro tiempo  y lo invisibiliza de las complejas relaciones en la familia, la producción y organizaciones mixtas.

Hemos llegado al momento en que se criminaliza la igualdad de género, los derechos de la diversidad sexual, el aborto, la educación sexual integral, el acceso a la anticoncepción de emergencia, nuestras culturas ancestrales, nuestras creencias originarias, nuestra propia visión del mundo libre de violencias y discriminaciones que deseamos alcanzar.

Las mujeres y los cuerpos feminizados, especialmente las defensoras de derechos, resistimos esta ofensiva fundamentalista que activa nuevas estrategias de opresión y control para someter nuestras vidas. Los Estados y sus instituciones han demostrado ser incapaces de frenar esta arremetida y garantizar los derechos que emanan de sus leyes a nivel nacional e internacional.

Las transnacionales extractivistas han generado en la última década conflictos sociales en territorios diversos de nuestra América Latina y el Caribe, han criminalizado la protesta acosando, encarcelando, desapareciendo, asesinando a las mujeres y hombres de nuestros pueblos como a Máxima Acuña en Perú, Bertha Cáceres en Honduras, Lorenza Cayuhuan en Chile.

Nos toca las mujeres, desde los lugares donde activamos, soñamos, luchamos, no solo resistir sino responder articuladamente, sin dispersarnos, para romper con estos arreglos de poder que intentan disciplinarnos con múltiples formas de violencia.

Nuestros cuerpos y nuestros pueblos son territorios que defenderemos de fundamentalismos religiosos y económicos, de las botas militares y de este sistema patriarcal y colonialista.

Por eso lanzamos una campaña internacional en defensa de nuestros cuerpos y nuestros territorios ante el avance de fundamentalismos religiosos y económicos, y de este sistema patriarcal y colonialista que nos explota, expropia y violenta que tendrá como fecha central el 5 de Septiembre, Día Internacional de la Mujer Indígena.

Diversas en pie de lucha!

Cohesionadas por la autonomía de nuestros cuerpos y territorios!

 

unnamed

 

Descarregue aqui o manifesto completo

http://www.forosocialpanamazonico.com/wp-content/uploads/2017/12/DESCARGA-AQU%C3%8D-PDF-MANIFIESTO-DE-MUJERES-POR-CAMPA%C3%91A-INTERNACIONAL.pdf

 

Leia mais aqui sobre o espaço de mulheres no VIII Forum Social

http://www.forosocialpanamazonico.com/category/mujeres/